Canalización relaciones familiares

Evita que el divorcio perjudique la RELACIÓN CON TUS HIJOS. Responde de MANERA EFICAZ y reconstruye tus relaciones familiares adecuadamente. EVITARÁS CONFLICTOS FUTUROS.

 

El divorcio o la  ruptura de pareja, especialmente cuando hay hijos comunes supone una importante crisis a nivel emocional y las relaciones familiares se resienten.

Son diversos sentimientos afloran con la ruptura; identificarlos y reconocerlos para hacerles frente de manera adecuada resulta muy importante. Estos sentimientos y sensaciones desencadenan conductas que pueden llegar a ser muy perjudiciales para afrontar de manera adecuada el proceso de ruptura. Deberás adaptarte a la nueva realidad, encarar las nuevas circunstancias y hacerlo de manera correcta para que el resultado sea eficaz.

Como enfocar la relación con quien hasta ahora había sido tu cónyuge, de manera idónea, sin generar enfrentamientos que compliquen la comunicación, siempre necesaria entre personas que comparten un pasado de vida en común y con quien deberán coincidir en diversas ocasiones por motivos familiares, sociales o económicos. Esto resulta especialmente importante cuando hay hijos comunes, y si son menores en mayor medida. La comunicación será necesaria se desee o no y el post divorcio es muy importante en este tipo de familias.

La relación con tus hijos también puede requerir soporte para que sea fluida, no aparezcan las culpas por tener que marchar del domicilio, por tener la obligación de pasar menos tiempo con tus hijos y no disponer de la libertad que anteriormente disponías para acompañarlos a cualquier actividad, llamarlos, decidir sobre un viaje, o simplemente estar con ellos. Estos cambios pueden ser interpretados de modo equivocado y generar recelos y conductas indeseables que algunos progenitores de mala fe, en alguna ocasión han aprovechado en su propio beneficio para obtener Sentencias judiciales favorables a sus intereses.

El terapeuta, psicólogo colegiado y especializado en gestionar estos procesos, te orientará y te mostrará el modo de enfocar y canalizar estas relaciones.  Diseñará un Programa individualizado y adaptado a tu situación, en el que se programarán varias sesiones con él. No obstante tú decidirás en función de los resultados hasta dónde quieres llegar.

¿Los niños también pueden recibir sesiones terapéuticas? La respuesta es sí. Ellos como parte del núcleo familiar en el que se produce el divorcio pueden e incluso en muchos casos, deben acceder al servicio.